Año I - Nº 67
Página de información científica y educativa en geografía
10/08/2015
 

Educación 

¿Qué diferencias hay entre Gran Buenos Aires, conurbano, Area y Región Metropolitana?

Por Andrés Barsky, con aportes del ecólogo urbano Leonardo Fernández (del Instituto del Conurbano de la Universidad de General Sarmiento)


Durante los años noventa, una serie de trabajos académicos y profesionales han estudiado a la ciudad de Buenos Aires y a los partidos que la rodean desde una perspectiva metropolitana. La consideraron como una aglomeración en su conjunto, como área metropolitana o como región metropolitana. La idea de pensar a Buenos Aires como una ciudad-región está generando cambios en la forma de enseñar geografía. Es bastante lógico. En la actualidad, prácticamente el 90 % de la población de nuestro país vive en ciudades, lo cual ha generado una necesidad muy grande de incorporar “lo urbano” como perspectiva de análisis y “lo regional” como una dimensión mucho más relacionada con las vivencias concretas de los alumnos, quienes residen en un barrio, en una localidad, en un municipio, en una urbe, y desde allí visualizan el mundo.

Para quienes vivimos en Buenos Aires, hay una serie de términos muy comunes en el lenguaje cotidiano que procuran definir qué se entiende cuando hablamos de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, conurbano, Area o Región Metropolitana de Buenos Aires. Los mismos se prestan muchas veces a confusión.

A continuación, se realiza un listado de las preguntas más habituales sobre el tema y sus respuestas:


1) ¿Qué es el Gran Buenos Aires?
Es la aglomeración urbana de Buenos Aires en su conjunto: La Ciudad Autónoma de Buenos Aires más los 24 partidos bonaerenses de su conurbación: Lomas de Zamora, Quilmes, Lanús, Gral. San Martín, Tres de Febrero, Avellaneda, Morón, San Isidro, Malvinas Argentinas, Vicente López, San Miguel, José C. Paz, Hurlingham, Ituzaingó, La Matanza, Almirante Brown, Merlo, Moreno, Florencio Varela, Tigre, Berazategui, Esteban Echeverría, San Fernando y Ezeiza. Por ello, es erróneo hablar de “Capital y Gran Buenos Aires” como entidades separadas. Gran Buenos Aires incluye a todo como una misma ciudad. Según el arquitecto Horacio Caride, el origen de la denominación Gran Buenos Aires se sitúa en el IV Censo General de la Nación de 1947, cuando se advirtió que el crecimiento físico de la urbe superaba los límites políticos de las jurisdicciones.

2) ¿Hasta dónde llega el Gran Buenos Aires?
El Gran Buenos Aires incluye a la Ciudad Autónoma más los partidos de la primera corona (Avellaneda, Quilmes, Lanús, Lomas de Zamora, La Matanza I, Tres de Febrero, Morón, Ituzaingó, Hurlingham, General San Martín, Vicente López y San Isidro) y los de la segunda corona (Berazategui, Florencio Varela, Almirante Brown, Esteban Echeverría, Ezeiza, La Matanza II, Merlo, Moreno, San Miguel, José C. Paz, Malvinas Argentinas, Tigre y San Fernando; en el caso del partido de La Matanza, a los fines analíticos ha sido dividida en dos). El Gran Buenos Aires llega hasta los límites administrativos de la segunda corona. En este sentido, vale señalar que los arquitectos Horacio Torres y César Vapñarsky fueron reconocidos estudiosos que se preocuparon durante décadas por establecer con metodologías rigurosas hasta dónde y con qué criterio se pueden establecer los límites de la aglomeración. Elena Chiozza, Horacio Difrieri y José Luis Romero, entre otros, también realizaron estudios de importancia en los años ochenta.

3) ¿Qué diferencias hay entre la primera y la segunda corona del Gran Buenos Aires?
La primera corona incluye a los partidos más cercanos a la Ciudad Autónoma. Lo que los distingue es que, al igual que en la Ciudad Autónoma, el tejido urbano está densificado, sus centros comerciales son desarrollados, la densidad de población es elevada, los sectores de clase media son amplios, el crecimiento poblacional es bajo o está estancado, la población tiende a envejecer, la cobertura de redes es del 100 %. Los partidos de la segunda corona presentan otras realidades: son partidos con tejido urbano en densificación, hay espacios vacantes, sus centros comerciales son secundarios, la densidad de población es baja, pero el índice de hacinamiento (tres o más personas por habitación) es elevado, el crecimiento poblacional es acelerado, la población es joven, los sectores de clase media-baja y baja son amplios y la cobertura de redes es incompleta. Es ínfima especialmente en el caso de las redes cloacal y de agua potable. Generalmente no llegan a cubrir ni el 5 % de la población de cada partido (suelen abastecer sólo la zona céntrica de cada suburbio). El agua para consumo domiciliario se obtiene de la extracción de pozos y los desechos cloacales se vierten en pozos ciegos. En términos demográficos, el Gran Buenos Aires crece por la incorporación de 100.000 nuevas personas cada año (1 millón por década). Lo fundamental de ese crecimiento lo explica la dinámica poblacional del segundo cordón. El crecimiento es principalmente vegetativo (propio), sumado a algún aporte parcial por migraciones desde el interior y países limítrofes (poco significativas).

4) ¿El modelo de dos cordones alrededor de un núcleo central sirve para explicar la organización territorial de la metrópoli en todos los casos?
Tiene utilidad, pero no hay que olvidar que es una forma de regionalizar y no sirve en todos los casos. Por ejemplo, las zonas de Lanús y Lomas de Zamora que limitan con la Ciudad Autónoma no siguen los patrones esperables en la primera corona. Son zonas de pobreza elevada que, a su vez, limitan con el sector más empobrecido de la Ciudad Autónoma (Villa Lugano, Villa Soldati, Pompeya, etc.). A su vez, ésta tampoco es homogénea socialmente como sugeriría un modelo ideal, sino que tiene fuertes contrastes entre el norte y el sur (su límite puede situarse, aproximadamente, en el eje San Juan-Directorio). Otro ejemplo sería Quilmes, que teóricamente corresponde a la primera corona, pero es una zona con enormes bolsones de pobreza. De todas formas, se pueden dar ejemplos donde sí funciona la aplicación del concepto de cordón o corona: el partido de Tres de Febrero presenta situaciones socio-económicas más propias del primer cordón, mientras que en Moreno se pueden apreciar problemáticas más típicas de la segunda corona.

5) ¿Qué es el conurbano bonaerense?
En la actualidad, las conurbaciones polinucleares constituyen las grandes regiones urbanas. La gran intensidad de comunicaciones entre los núcleos ha favorecido la urbanización de los espacios intermedios. Por lo tanto, hablar de conurbano bonaerense es lo mismo que decir Gran Buenos Aires. Incluye a la Ciudad Autónoma más los 24 partidos bonaerenses de su conurbación. En el uso cotidiano y la acción oficial, está totalmente instalada la idea de que el conurbano bonaerense solamente tiene que ver con la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, como señala Horacio Caride, “Buenos Aires es la única gran metrópoli del mundo donde la ciudad de origen, núcleo histórico y centro en el amplio sentido del término quedó excluida de la denominación que usualmente define su conurbación”. Ello está relacionado con la tajante división administrativa impuesta por nuestro régimen federal, en el cual los territorios se gobiernan por separado (la Capital quedó como un territorio “federalizado” aparte, desde fines del siglo XIX). Al trasladarse esa división a la gestión concreta de los organismos en cada jurisdicción y de allí al sentido común de la población, quedó establecido en el imaginario colectivo que tanto el conurbano bonaerense como el Gran Buenos Aires no incluyen a la ciudad capital. Como ya se ha mencionado, Caride sitúa el nacimiento "oficial" de este particular tipo de idea de conurbano a fines de los años cuarenta, cuando se empezó a hablar de “Gran Buenos Aires” ante el crecimiento acelerado de la aglomeración.

CONTINUARÁ...


© GeoRed Web 2004/2008 - Nº de Propiedad Intelectual 352.648. Ley 11.723 - Email: info@georedweb.com.ar
Director: Andrés Barsky - Propietaria: María Luján Mora - Desarrollado por Trilógica S.H.